El Sabor Tradicional de la Alta Gastronomía desde 1920
Envíos directos desde Guijuelo

¿El jamón ibérico engorda? ¿Lo puedo comer si estoy a dieta?

El jamón ibérico no engorda y es apto para quienes cuidan su alimentación y vigilan su peso.

Una de las cuestiones más planteadas sobre el jamón ibérico es si engorda y también si puede formar parte de la alimentación de una persona que está a dieta. Aunque se analizarán los motivos, ya anticipamos que el jamón de bellota ibérico no solo es un manjar de calidad extraordinaria, natural y exquisito; sino que además no engorda y se puede comer cuando se quiere perder peso o cuidar la silueta

Pero, antes de adentrarnos en las bondades de una joya gastronómica de este calibre, conviene recordar que ponerse a dieta sin riesgo para la salud requiere asesoramiento de profesionales sanitarios especializados en nutrición. Y, ahora sí, podemos desvelar por qué el jamón ibérico no engorda y cuáles de sus múltiples cualidades lo convierten en aliado de una alimentación saludable.

 

 

El jamón ibérico, protagonista de dietas saludables y bajas en hidratos

Perder de vista ese par de kilos acumulados tras los excesos no es misión imposible, sobre todo si aplicamos unos cambios a la hora de sentarnos a la mesa. Los expertos inciden en la importancia de seguir una dieta equilibrada con un aporte moderado de todos los nutrientes

Pero lo cierto es que en las dietas de adelgazamiento lo primero que se reduce es la ingesta de hidratos. Y aquí viene la primera buena noticia: el jamón de bellota ibérico tiene 0 gramos de carbohidratos

Exquisito, sabroso y apetecible a cualquier hora y además, sin hidratos de carbono. Pero no acaban aquí las razones que avalan su presencia en los menús de personas que no quieren engordar.

 

  • La cantidad de proteínas de calidad (38 g por cada 100) y un aporte calórico moderado siguen sumando puntos para quienes cuidan lo que comen.
  • El jamón ibérico tiene 250 kcal por cada 100 g; 355 kcal en caso del jamón de bellota ibérico, cantidad que se compensa con sus innumerables beneficios.

Después de los hidratos la siguiente preocupación de las personas a dieta es la grasa:

 

  • 22,5 g de grasa saludable por cada 100 g de jamón de bellota ibérico.

 

La grasa buena del jamón de bellota ibérico, perfecta para la dieta

Hablando de grasas, nos centramos en las buenas, como las del cerdo de raza ibérica alimentado de bellotas durante la montanera. Un aporte que, además de un sabor inigualable y una textura untuosa, confieren al jamón ibérico ese beneficio cardiosaludable tan valorado.

Esta cualidad nutricional, con ventajas para la salud del corazón, es única entre los alimentos de origen animal y convierte al jamón ibérico en algo extraordinario. Así lo demuestra el estudio desarrollado por la Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, departamento dirigido por el doctor José Sabán, profesor de la Universidad de Alcalá.

 

En este estudio se señala que el consumo regular y moderado de jamón ibérico resulta beneficioso para la salud del corazón. En esta investigación se siguió durante seis semanas a cien personas de entre 25 y 55 años: los individuos de la muestra tuvieron un aporte en su dieta 50 g al día de jamón ibérico, mientras que el segundo grupo no lo probó. Tras finalizar este periodo se observó que ninguna de las personas que habían tenido ese aporte extra había engordado, lo que indica que el jamón ibérico puede ser introducido en la dieta sin ganar peso o incrementar el nivel de triglicéridos, al menos a corto plazo. Esta investigación, promovida por ASICI, ha sido publicada por la revista científica The Journal of Nutrition Health and Aging.

 

¿La grasa del jamón ibérico engorda?

El jamón ibérico cuenta con una parte de grasa perceptible a simple vista en su textura veteada, y otra porción infiltrada en su carne. Una grasa que alcanza el 75 % de insaturada, más saludable que la saturada, habitual en otros alimentos de origen animal.  

Esta menor proporción de grasa saturada que otras carnes convierte al jamón de bellota ibérico en un alimento apto para quienes quieren cuidar su peso y su salud. A ello hay que sumar el 56 % de ácido oleico presente en su composición.

El ácido oleico es un tipo de ácido graso típico de los aceites vegetales como el aceite de oliva, que presenta una concentración del 80 %. Los ácidos grasos insaturados como el oleico presente en el jamón ibérico contribuyen a:

 

  • aumentar en sangre el nivel de HDL (colesterol bueno) y
  • reducir la presencia de LDL (colesterol malo). 

 

¿Por qué incluir el jamón ibérico en una dieta saludable? 

El jamón ibérico forma parte de nuestra alimentación desde hace unos cuantos siglos. Sea por tradición, costumbre o simplemente por los instantes de disfrute que nos regala, lo cierto es que el jamón ibérico es una delicia culinaria que ya ocupa un lugar destacado en cualquier dieta saludable

Como hemos visto, no solo no engorda, sino que además sobresale por múltiples ventajas para la salud como:

 

  • Mejora la presión arterial
  • Presenta grasas cardiosaludables que protegen la salud del corazón
  • Ayuda a controlar los niveles de colesterol
  • Elevada concentración minerales como el hierro y otros oligoelementos
  • Aporta vitamina B12

¿Cómo consumir el jamón ibérico si estás a dieta?

El jamón ibérico es el aliado ideal cuando se quieren instaurar hábitos saludables y una elección perfecta para controlar el peso corporal. Pero de poco sirve si nos queremos cuidar comiendo jamón, pero lo acompañamos de otros alimentos ricos en hidratos de carbono, azúcares o grasas saturadas. 

Si estás a dieta, además de disfrutar de unas finas lonchas de jamón sin más acompañamiento, también puedes divertirte en la cocina elaborando algunas recetas healthy en las que el jamón ibérico sea el protagonista:  

 

  • Combinaciones con verduras, como alcachofas, guisantes o champiñones
  • Taquitos o virutas como aderezo de gazpachos en verano y sopas en invierno
  • Ensaladas con mezclum, brotes, queso fresco, semillas y AOVE
  • Brochetas de jamón de bellota con dados de cheddar
  • Platos de huevos revueltos o tortillas
El jamón de bellota ibérico: un manjar perfecto para una alimentación saludable y un aliado para quienes están a dieta y quieren vigilar su peso.

En FISAN nos sentimos orgullosos de elaborar, temporada tras temporada, jamones ibéricos procedentes de cerdos de raza ibérica alimentados con bellota y cuidados con mimo. Estos productos gourmet siguen acompañando, generación tras generación, a quienes apuestan por un estilo de vida saludable y quieren vigilar su peso.

Descubre los jamones de bellota de cerdo ibérico y disfruta de la exquisitez mientras cuidas tu salud. Prueba el jamón de bellota 100 % ibérico FISAN, una joya gastronómica que te hace sentir bien, por dentro y por fuera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS